Poco que celebrar en el nivel 8

Poco que celebrar en el nivel 8

Poker Room
Mercredi 12 Décembre 2018

Ni una sola entrada se ha sumado en los últimos 45 minutos de juego en el Main Event, en el que 55 jugadores de los 85 registros siguen peleando por hacerse con un hueco en el Día 2.

Entre los pocos que se ha llevado una alegría en el nivel 8 tenemos a Paul Lozano, que terminaba all in con en un board contra un jugador que tenía seises, y conseguía que su mano aguantase tras aparecer un blanca en el river. Sin embargo, Lozano tendrá que remar todavía de lo lindo, ya que su stack cuenta con tan solo 35.000 puntos, todavía muy lejos de lo que le gustaría.

También ha salvado el cuello Francisco Pulido, ganador del primer torneo de estas Christmas Poker Series. Pulido terminaba all in en un board cuando tenía [10], pero se encontraba con el de su rival. El turn fue una que mantenía por debajo a Pulido, pero el river trajo un que dio full a los dos jugadores y salvó a Pulido de tener que hacer un nuevo re-entry.

Tampoco le ha ido demasiado bien al integrante de la New Generation Ignacio Molina. Molina perdía un bote más que considerable cuando Thomas J.C. le ponía all in en el turn de un board que mostraba . El español tenía , pero el francés había completado dobles en el flop con . El river fue un que no cambió nada, y Molina se quedaba con poco más de 10.000 puntos mientras Thomas vuelve a la senda de los 80.000.

"¡Por fin un bote jooo...!" Eso fue justo lo que exclamó Didac Clarés en una mesa contigua tras moverse all in desde posiciones medías sin encontrar cliente que le pagase. Su stack sigue siendo algo corto, pero seguro que esto le dará alas para los próximos minutos.

Peor le fue a Miki Vea, obligado a pasar por caja después de que su no pudiese con el de un jugador ruso que estaba al otro lado de la mesa. Un as en la comunes sentenció a Vea, que no tardó ni una milésima de segundo en tomar asiento de nuevo.

Casi sobre la bocina, Gustau Flaquer también vivía su particular montaña rusa. Primero doblaba sus poco más de 7.000 puntos cuando se movía all in con contra el del jugador de su derecha. Un as aparecía en el board y permtía a Flaquer sumar unos puntos que perdería en la siguiente mano.

Gustau terminaba all in preflop con contra y , pero un diez en el flop de un board lo devolvía al infierno de los short stack y le obligaba a tener que sumar si quiere llegar al final del Día 1a con fichas.

 

Étiquette: